Skip to content

¿Educación para la ciudadanía o ciudadanos sin educación?

junio 11, 2014

José Luis Valero¿Educación para la ciudadanía o ciudadanos sin educación?

En estos días en los que el gobierno celebra los buenos datos que ofrecen los indicadores económicos y que el ministro Wert declara en el Congreso que hay que valorar la gratuidad en las etapas no obligatorias convendría analizar más detalladamente ambas cuestiones.

José Luis Valero

Profesor de Secundaria

En primer lugar, cuando se habla de PIB se olvida que existen otros indicadores que, además de los datos macro, analizan la redistribución de la riqueza entre todos los ciudadanos de un país. En concreto, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) propuso en un informe un nuevo modelo que atendiese, no solo a criterios puramente económicos, sino al modo en el que la riqueza se redistribuye entre los ciudadanos y contribuye al desarrollo real del país.

El primer Informe sobre Desarrollo Humano introdujo una nueva forma de medida mediante la combinación de indicadores de esperanza de vida, logros educacionales e ingresos en un Índice de Desarrollo Humano compuesto: el IDH. Lo innovador del IDH fue la creación de una estadística única que serviría como marco de referencia tanto para el desarrollo social como para el económico. El IDH define un valor mínimo y uno máximo para cada dimensión (denominados objetivos) y luego muestra la posición de cada país con relación a estos valores objetivos, expresados mediante un valor entre 0 y 1.

El componente de educación del IDH se mide ahora a través de los años de escolarización para personas adultas mayores de 25 años y los años de escolarización previstos para niños y niñas en edad escolar. Los años de escolarización previstos se determinan por la escolarización por edades en todos los niveles formativos y la población en edad escolar presente en cada uno de estos niveles, que vienen dados por los valores máximos reales observados en los países durante la serie temporal entre 1980 y 2012.

En un contexto de recortes en los servicios básicos como el que tenemos en la actualidad y en el que, de nuevo, se plantea la supresión de la gratuidad en las etapas no obligatorias (Esperanza Aguirre ya lo apuntó en 2011) hablar sólo de PIB no refleja la realidad de lo que sucede a los ciudadanos y ciudadanas de España. La educación es uno de los factores que puede ayudar, como se ha demostrado con la historia reciente de nuestro país y que parece que tanto molesta, a  reducir la brecha existente entre las distintas capas sociales así como a contribuir al desarrollo global del país aportando valor económico, además del componente cultural y de madurez obvio, a la sociedad en su conjunto.

Una sociedad madura es aquella que forma a sus componentes para ser ciudadanos y ciudadanas responsables y comprometidas con la misma. Es por ello que resulta inadmisible, en primer lugar, eliminar una asignatura que aporta curricularmente los objetivos y medios para llegar a serlo y, en segundo lugar, priva a sus miembros con menor capacidad económica el poder desarrollarse plenamente. Cabe por ello preguntarse, como dice el titular de este artículo, si lo que se pretende desde el PP es trabajar para educar a la ciudadanía o, gracias a sus políticas de segregación económica, contar con ciudadanos sin educación. Parece que, como dijo Mayor Oreja, añoran esa época de tranquila placidez de “los Santos Inocentes” en la que cada uno ocupaba el lugar que les correspondía sin protestar.

No comments yet

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: