Skip to content

EL CAZADOR CAZADO O CÓMO NO SER UN COMPLETO IDIOTA #educacioncivica

mayo 24, 2012

EL CAZADOR CAZADO O CÓMO NO SER UN COMPLETO IDIOTA.

(Apuntes a propósito de la “nueva” asignatura Educación Cívica y Constitucional)

Carlos Acinas (Profesor de Filosofía)

            No creo que sea un secreto decir que el propósito de fondo del gobierno del PP relativo a la asignatura de Educación para la ciudadanía y los Derechos Humanos, -no sé por qué siempre se elude esta segunda parte-, fue ideologizar allí donde ellos denunciaban justamente exceso de ideología. El nuevo borrador de la asignatura no solo es aterrador por lo que dice, sino sobre todo por lo que calla. Expresiones donde se ausenta la diversidad de la familia española, donde no se hace mención a la homosexualidad o donde se obvia el problema de la violencia de género, nos sitúa en los umbrales del pensamiento más pacato. Nuestro ministro Wert, títere de la ideología del partido, y lo que es peor, de un sector amputado moralmente como es la Conferencia Episcopal Española, que no es capaz de prohibir la censura a la homofobia, obedece a “la generación de la riqueza” como elemento dinamizador de la moral de nuestros jóvenes. Esa piñata, reñida a empujones y de la que hablaba Javier Gomá en su artículo de El País, es la metáfora de los nuevos emprendedores. Ahora se elude la xenofobia, al fin al cabo los sin papeles no tienen derecho a la sanidad y de esta manera empezamos a vislumbrar África en la nueva España. Todo en  un marco jurídico de deberes y de ausencias críticas respecto a las oportunidades que cierra la falta de recursos económicos. Más aún, ante una encomiable elusión de la potencia crítica del diálogo para rebatir los más recalcitrantes dogmas de la moral uniforme.

            A uno no le queda más remedio que preguntarse por las tareas de la escuela. La anterior asignatura validaba la función del ciudadano “activo,” aquel que muestra un carácter más democrático que el mero voto cada cuatro años. Quizá esto no guste, pero el auténtico ciudadano democrático es el que se implica en las decisiones del país todos los días y ante todas las instancias posibles: las asociaciones de vecinos, los diversos foros de Internet, los movimientos sociales críticos contra las aberraciones del poder… No somos más demócratas por solo votar cada cuatro años, más bien es todo lo contrario. Queremos ciudadanos que discutan, y sepan discutir, y que sepan argumentar sus razonamientos más allá de la demostración mostrenca de que se pertenece a un grupo. Y justamente por esto, solo por la pertenencia a un grupo, nunca ha de dar validez a una opinión. El mundo no se constituye en igualdad de oportunidades para los ciudadanos donde simplemente se ha de ejercer el dispositivo de la libertad. Es el argumento inverso el válido, solo desde la conquista trabajada en el establecimiento de las mismas oportunidades, se constituye la condición necesaria para establecer la legitimidad del ejercicio de la libertad, antes, no.

            Lo peor de esta reforma no es que introduce una ideología, la del PP y la de la Conferencia EpiscopalEspañola, en la enseñanza de nuestros hijos, sino que también alumbra un cambio de función del docente. Ya no se busca un profesor que abra a sus alumnos a la multiplicidad de saberes que presenta el enfrentamiento con el mundo, sino que se buscan simples profesionales adoradores de los ídolos del teatro, -como diría Francis Bacon-, esto es, de la enseñanza concreta de una “filosofía:” la prepotencia de la leyes del mercado. En la antigua asignatura de ciudadanía se distinguía entre tiempo libre y ocio. El primero era el tiempo que disponíamos cuando no teníamos ninguna ocupación, en cambio, el segundo aludía a nuestra capacidad para cuidar de nosotros mismos, a saber, el de ser una oportunidad para crecer en el ser interrogante y crítico que es el ser humano, es decir, el de ser un ciudadano en su condición ética.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. mayo 24, 2012 7:59 pm

    Carlos me gusta tu articulo , tienes toda la razón
    La escuela debe formar a niñ@s en un mundo plural y para un mundo plural donde la diversidad y el respeto a esta sea la gran apuesta, educar en valores no en adoctrinar, educar en pluralidad y que luego ellIs decidan, sabiendo, pero siempre con respeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: